7º ilustrArte

7º ilustrArte

Un paseo gráfico por la historia del cine y sus estrellas

Cristobal Valdés Arriagada, un jóven diseñador gráfico (ad portas de egresar de Inacap, Punta Arenas) e ilustrador magallánico emergente, nos invita, desde el 02 al 30 de noviembre, a revivir la historia del cine, desde sus primeros pasos en blanco y negro y el cine mudo, hasta su auge a mediados de siglo.

En una apuesta por la ilustración contemporánea, con una mirada muy personal y creativa, donde se une lo manual y lo digital, Cristobal, más conocido como @crizzvaldes en instagram, presenta su primera exposición online a través de nuestra plataforma de exposiciones, donde la luz, las cámaras y la acción de cada escena ilustrada, nos acompañarán en estos tiempos de cuarentena… recordándonos que no necesitan salir de casa para ver las estrellas. Los invitamos a ver, compartir y disfrutar de esta novedosa muestra.

   


Charles Chaplin (1920). Comenzamos este paseo por la historia del cine algo en silencio, con un personaje que es quizá el primer icono del 7º arte. Alguien fácil reconocer, de bigote, sombrero y bastón…histriónico, teatral, comédico; pero que pese a ser la gran estrella del cine mudo, es el autor del discurso más importante de la historia de las películas.

Katharine Hepburn (1930). Ya avanzando en el tiempo los actores dejaron de ser figuras esporádicas y con ello ya comenzaban a sobresalir unos por sobre otros, entre esa camada se encontraba ella, la primera de las primeras, una actriz que marco una forma de interpretación (después de todo no era lo mismo actuar en el teatro que ante las cámaras). Imponiendo cualidades nunca vistas; la postura, la voz suave, la elegancia que en poco tiempo adaptarían actrices de la misma generación.

 

Clark Gable (1930). Por otro lado, en el carril de los actores…a Hollywood le costaba reclutar gente para roles masculinos, y por ello se puso como objetivo crear estrellas desde cero, es decir básicamente seleccionar gente y enseñarles a actuar. De ese experimento apareció Clark Gable, un personaje que marcó un antes y un después en la pantalla grande….ya las personas eran protagonistas y no las historias, los actores tenían fanáticos y seguidores.

Vivien Leigh(1930).  Más aún si hablamos de Gable, no podemos olvidarla a ella. Si él hizo que los actores fueran llamados estrellas, ella hizo que las películas se pusieran a la altura en popularidad haciendo que pasen a ser llamadas “Best Seller”, y cuando ambos se unieron para protagonizar “Lo que el viento se llevó”, fue cuando la historia cambio para siempre, el cine empezaba a ser una atracción para todo tipo de público.

 

Marlon Brando(1940).  Mientras tooooodo eso ocurría en Hollywood, en los “pequeños” teatros de Broadway se comentaba sobre un chico de 18 años que rompía con el esquema de la época (que exigía seguir libretos al pie de la letra); muy intenso para su edad, excesivamente expresivo en el escenario y sobre todo algo diferente de ver. Ese joven era Marlon Brando, que al poco tiempo se convertiría en el que muchos dicen el mejor actor de la historia.

 

Ingrid Bergman(1940)
Pero historias hay de muchos tipos y no a todos les venía bien que la gente los reconociera hasta en la sopa.   E Ingrid Bergman siendo una de las caras visibles de la industria cinematográfica, un día al ver hacía donde se dirigían las cosas, con tanta farándula, excesos y poca privacidad; tomo sus maletas y dejó todo sin mirar atrás, incluso dejando lo que más amaba que era actuar.

Lauren Bacall / Humbfrey Bogart(1940)
Ya con el cambio generacional que estaba comenzando a producirse, aparecieron rostros nuevos e historias de otros tipos; y como siempre alguien resalta de entre la muchedumbre de caras frescas.    Una pareja, en este caso….nada más y nada menos que Bogart y Bacall que trasmitieron esa química innegable a todo espectador.

James Stewart(1950)
En la postguerra el cine tomo otro rumbo, y la gente había perdido el interés en ver películas que contuvieran cualquier tipo de violencia, el ojo público aún estaba muy sensible con lo que ocurría en el mundo. Y de la necesidad de apaciguar dichas temáticas, del 7o arte afloraron películas románticas, historias de familias, comedias o suspenso.

Ya en ese escenario, muchos actores acostumbrados a interpretar papeles de tipo duro tuvieron que adaptarse a esta nueva forma temporal de presentar su trabajo. Entre ellos había uno del que no me podía olvidar, un tipo normal que no le acomodaba la silueta de estrella, un tipo tan con los pies sobre la tierra que se ganó el cariño de todo un país, sorprendente protagonista de muchas películas de Hitchcock por lo buen tipo que era fuera de la pantalla…algo que poco se repite estos días. Algo nervioso, pero humanitario y humilde. y por supuesto infaltable en este tour

Henry Fonda(1950)
Con la postguerra también vino la caída del western, y con él una de sus más grandes figuras. Como muchos actores de época dotados de capacidad y elocuencia, quizá su lugar no se dirigía estrictamente a estar siempre en películas del oeste…y su destino pronto lo hizo volver a ser el personaje de cabecera que siempre quiso ser.

Cary Grant / Audrey Hepburn/Grace Kelly(1950)
A dos décadas de que el cine se convirtiera en un negocio, y ya existiera toda una formula para hacer películas, con héroes, damiselas en apuros y toda estructura que atraía a la gente.   Comenzaron a ascender otro tipo de protagonistas en la pantalla plateada, los Cary Grant, Grace Kelly o la Audrey Hepburn quienes a mitad de siglo encontraron conveniente intentar cosas nuevas y generar un quiebre en los roles tradicionales.   Ya no eran los protagónicos serios de siempre, sin imperfecciones y listos para cualquier cosa, sino ese fue el comienzo de personajes más complejos que podían ser tanto humorísticos como valientes, o tan de clase como al mismo tiempo llenos de modestia.

EL CINE MUSICAL
(Frank Sinatra /Gene Kelly/ Dean Martin)
Con la aparición de nuevas tecnologías, el cine sonoro no demoraría en ser la nueva gran cosa, y por ello se buscaba una estrategia para que la gente quisiera ver películas con sonido, hacer algo atractivo e interesante. De ahí nació la idea de hacer musicales, y con ella el surgir de hiper talentos híbridos de bailarines/cantantes/actores

Marilyn Monroe
Atractiva no por su confianza (de la que incluso carecía) sino por su inocencia, su pureza y naturalidad, cualidades que causaron la envidia de muchas mujeres de la época el inicio del estereotipo «las rubias son tontas».    Pero cualidades que más importantes aún la hicieron sobresalir por sobre el resto, y que terminaron por crear uno de los iconos más grandes no solo del entretenimiento, sino porque no de la cultura popular.

James Dean
Allá por los 50’s era todo muy diferente, en un periodo donde andar en moto era mal visto porque era un vehículo de repartidores o carteros, o donde vestir de chaqueta de cuero era sinónimo de no haber tenido una educación en las grandes universidades.   Ese era el contexto cuando los grandes estudios descubrieron a James Dean, alguien con todos esos atributos de apartado social y que con el poder de influencia del cine puso a la vanguardia una forma de vida no muy glorificado.

Vincent Price
Allá por los años 40 el género de terror recién venia dando sus primeros pasos, y la verdad es que no se le veía futuro por el corto presupuesto de las producciones que tenía, y producto de eso el poco arrastre que tenía con la gente.    En ese marcó se decidieron integrar historias de monstruos, casi fusionando el horror con la ficción, y de entre tantos espectros apareció quien fuese el emblema de un estilo, con presencia en más de 50 películas del género.   Vincent Price.

Paul Newman
Ya cuando avanzaba el tiempo se fueron perdiendo esos actores más clásicos y había un constante recambio en la pantalla plateada, mucho más cuando se acercaba más y más al siglo en el que vivimos hoy. Pero entre tantas despedidas Paul Newman era el último emblema del cine clásico.


Galería / Pincha sobre la imagen para ampliar